miércoles, 12 de febrero de 2020

Primer proyecto de atención y acceso a la justicia de Fundación Emilia brindó orientación legal temprana a víctimas de siniestros viales

Un porcentaje importante de las causas están vinculadas a la conducción bajo el consumo de alcohol o drogas tipificadas en la Ley Emilia, y  otras causas de cuasidelitos de homicidio, donde se registró como variable el exceso de velocidad y las imprudencias al volante.

La Fundación Emilia ejecutó el proyecto “Respuesta de Primera Línea a Víctimas de Siniestros Viales. Atención y Acceso a la Justicia”, el cual fue desarrollado en las regiones de Valparaíso y Metropolitana, gracias al financiamiento del Fondo Nacional de Seguridad Pública de la Subsecretaría de Prevención del Delito.

Esta iniciativa de Promoción de Derechos y Asistencia a Víctimas atendió de modo gratuito a un total de 165 víctimas directas de accidentes viales en la región Metropolitana y Valparaíso, así como a cerca de 660 víctimas indirectas. Todas ellas recibieron orientación jurídica por parte del equipo de atención a víctimas de la institución compuesto por el Abogado Marco Lillo de la Cruz y las profesionales Andrea Schifferly Geraldine Sandoval. Asimismo, se realizaron derivaciones a los Centros de Apoyo a Víctimas del Delito, dependiente del Programa Apoyo a Víctimas (PAC) de la Subsecretaría de Prevención del Delito.

Del total de causas penales asesoradas, cabe destacar que 67 de ellas se vincularon a la conducción bajo el consumo de alcohol o drogas tipificadas bajo el art. 196 ter. de la Ley 20.770 (Ley Emilia). Un número no menor de causas atendidas correspondieron a cuasidelitos de homicidio, donde se registró como variable el exceso de velocidad y las imprudencias al volante.

Para Carolina Figueroa, Coordinadora del Proyecto de la Fundación Emilia “esta instancia financiada por el Fondo Nacional de Seguridad Pública significó, primero, reconocer la complejidad de la problemática de la siniestralidad vial, incluyéndola en una política pública estatal y, segundo, poder desarrollar el objetivo central de nuestra institución, que es orientar a víctimas de delitos viales, desde un trabajo de levantamiento y seguimiento de la causa penal y traducción cultural de los pasos del proceso penal que enfrentan las víctimas.”

Junto a esto se desarrollaron talleres de acceso a la justicia en clubes de adultos mayores de la Región de Valparaíso y Santiago, reconociendo el interés de estas asociaciones por identificar de forma clara sus derechos frente a la justicia y conocer la oferta de atención gratuita que ofrecen las agencias del Estado.

Figueroa agregó “que nadie esta ajeno a ser víctima de un siniestro vial y es tarea de la sociedad en su conjunto el promover la prevención de este tipo de hechos, además de difundir los programas de apoyo y contención destinados a las víctimas directas e indirectas. Este último paso comienza con escuchar al otro y comprender su pérdida.”