viernes, 1 de diciembre de 2017

La falta de recursos no puede ser la respuesta para implementar una política pública que busca salvar vidas.

Durante el día de ayer, hizo eco en varios medios de comunicación la no compra de narcotest por falta de recursos, aludiendo al alto costo que cada dispositivo tiene, cercano a los 3,5 millones según la cartera y la empresa especializada Dräguer Chile, quien comercializa los alcohotest usados por Carabineros.

Nuestra institución solicitó, a través de la Ley de Transparencia, una respuesta sobre el estado de la compra de los implementos, siendo respondida por la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET) que el proyecto “se encuentra sin avances ya que requiere una importante inversión para su implementación”.

Para nuestra Presidenta, Carolina Figueroa, la puesta en marcha de este proyecto debió comenzar hace al menos siete años ya que “Es parte de las recomendaciones hechos por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2010.” Además de que su compra es vital para poder hacer cumplir a cabalidad la Ley Emilia, ya que en ella también se contempla el usa de drogas y estupefacientes en la conducción.

La noticia fue tratada por varios medios nacionales, escritos y audiovisuales.